Recarga Ya
La mejor forma de Recargar tu móvil fácil, cómodo y seguro.
RECARGA YA
(Pagar ahora)
RECARGAS DIRECTAS
100 OPERADORAS
20 PAISES
¿CÓMO SABER TU SALDO EN EL MÓVIL?CONOCE LA OPINIÓN
DE NUESTROS CLIENTES
Móviles como nuevos Km 0
Recarga tu móvil

Recargar tu móvil es

¿Necesitas ayuda? - info@recargaelmovil.com

Tarjetas prepago: Recargar el saldo para llamar

En el momento en el que el saldo de dicha recarga celular finaliza, la compañía de telefonía con la que la hemos contratado restringirá alguna de las funciones; en algunos casos se podrán recibir llamadas pero no realizarla y, por supuesto no tendremos acceso a los datos de internet. 

Actualmente, poseer un teléfono móvil es algo habitual y con la introducción de los teléfonos inteligentes, los smartphones, un número cada vez mayor de usuarios se han sumado a ellos, pero hace unos años no estaba tan extendido. Entre otras cosas por el elevado coste que conllevaba tanto la compra del terminal como la cuota mensual obligatoria a la que había que hacer frente. Para hacernos una idea, a principio de la década de los noventa, había que abonar una cuota de alta (que no era nada económica), firmar un contrato donde se estipulaba el coste de la mensualidad y hacer frente a un desembolso mínimo de unas 80.000 pesetas para la compra del terminal (unos 500€ de hoy día, pero con las condiciones sociales y económicas de entonces; el salario mínimo interprofesional estaba fijado en poco más de 58.000 pesetas -350€ actuales-).

El teléfono móvil era considerado un bien de lujo, sólo al alcance de una minoría; además sólo se disponía en España de una compañía de telefonía móvil, Moviline, perteneciente a Telefónica. Para hacernos una idea concreta, usar un teléfono móvil en aquella época suponía estos costes: compra del terminal + alta de la línea, unas 125.000 pesetas; la cuota fija mínima era de unos 15€ y el precio de la llamada sumaba la nada desdeñable cifra de 0.48€ por minuto.

Algo demasiado caro para el asalariado de a pie. Pero llegó el día en el que todo cambió: años después el mercado de la telefonía móvil se revolucionó con la llegada de las tarjetas prepago. 

Recargar el móvil con el saldo que uno deseara tuvo un éxito tremendo y contribuyó a la difusión de este método de comunicación. El hecho de que el coste fuera demasiado elevado no beneficiaba a las compañías de teléfonos a nivel mundial, que veían imposibilitado su crecimiento; fue gracias a dos estadounidenses, Andrew Wise y Ted Rich, cuando las perspectivas cambiaron definitivamente. Crearon en 1993 y patentaron en 1996 un sistema de prepago de llamadas, Patti, que permitiría que la telefonía móvil pudiera ser utilizada por usuarios con menor poder adquisitivo y económico. 

Implantaron el nuevo sistema de recargas de móvil probando primeramente con tan sólo treinta números; al anunciarlos en un periódico de la también estadounidense ciudad de Phoenix en menos de siete días los dos innovadores recibieron más de mil solicitudes, por lo que revendieron los números enseguida. Pero, aunque esta experiencia fue todo un éxito, US West Cellular, la empresa que les revendió los números, no quiso en un primer momento establecer una relación contractual, sospechando que podría tratarse de un fraude. 

La tendencia sin embargo era imparable; tras posteriores negociaciones con el presidente de US West Cellular llegaron a un acuerdo y Wise y Rich se convirtieron en revendedores a nivel nacional. Se había creado la primera comercialización de tarifas telefónicas de prepago. Justo cuando se patentó a Patti, en el año 1996, sucede el desembarco del prepago en España. Primeramente fue a través de la compañía Movistar, hermana de Moviline, aunque posteriormente se sumó a este sistema Airtel (la actual Vodafone). La novedad de que los que no podían hacer frente a unos costes mensuales fijos, pudieran acceder a la telefonía móvil fue un revulsivo y enseguida se propagó. En sus comienzos las compañías de telefonía móvil, las mencionadas Movistar, Vodafone y Amena, que se unió a finales del año 1998, combinaron las tarifas de tarjeta prepago con las de cuota mensual, ofreciendo con éstas últimas el regalo de la terminal móvil. Pero pronto los operadores, con el fin de captar el mayor número de clientes posible, apostaron fuertemente por centrar y enfocar sus estrategias comerciales hacia el prepago. 

La existencia de las tres compañía compitiendo favoreció la variedad y el abaratamiento de los precios. Los datos hablan por sí solos: en tan sólo tres años, desde diciembre de 1997 al mismo mes del año 2000, la cantidad de líneas de móvil contratadas pasaron de 4 millones a más de veinticuatro. El teléfono móvil, la libertad de comunicación que proporcionaba, estaba en pleno apogeo; incluso al sector más joven, los adolescentes, les encantó. Las tarjetas prepago les permitía acceder a ello debido a la posibilidad de gastar un precio decidido por ellos mismos (o por sus padres ...). 

Ahora, tras unos años en los que, gracias a la llegada de los operadores móvil virtuales, las tarifas de cuota mensual bajaron y así ganaron clientes, se vuelve a afianzar el cliente que recarga el móvil con tarjeta prepago. La crisis tiene mucho que ver con ello, ya que ciertamente, el usuario de una cuenta postpago paga más que el que usa una de prepago. 

• Una vez los operadores ampliaron su base de clientes, su estrategia pasó entonces a convertir las líneas de prepago que tenían a la modalidad de postpago (contrato). La razón era sencilla: los clientes de postpago consumen más que los de prepago.

CAMBIO DE ESTRATEGIA

Aunque a finales de los 90 el crecimiento de las líneas de prepago fue exponencial en relación al postpago, los esfuerzos de los operadores hizo que en los años posteriores el prepago fuera perdiendo peso en relación al postpago. En el 2005, las líneas de contrato finalmente superaron a las de prepago. Una de las claves fue que desde diciembre de 2000 en España era posible cambiar de operador mediante portabilidad, lo que facilitó a los clientes de contrato el cambio de compañía. La mayor competencia (incrementada en 2006 por la aparición de los Operadores Móviles Virtuales) favoreció además la rebaja de tarifas,  cuotas de alta y mensualidades.

• Una de las pocas ventajas que le quedaba al prepago en la primera década del 2000 era su anonimato, ya que una línea podía adquirirse en una tienda sin proporcionar ningún dato personal. Sin embargo los grupos criminales sacaron partido de este anonimato desde poco después de la aparición del prepago. Por esta razón, en el 2007 el Gobierno aprobó la Ley que obligaba a identificar los usuarios de todas las líneas de prepago de España a lo largo de la primera mitad del 2010. Ese año se perdieron más de 700.000 líneas de este tipo.

Desde que en el 2005 el contrato sobrepasó al prepago, éste último se ha visto relegado a un papel secundario en el crecimiento constante que la telefonía móvil ha vivido en estos años. En enero de 2011, de las 52.879.889 líneas móviles que había en España, el 62% eran de postpago y el 38% de prepago. Pero la crisis parece haber afectado también a la tendencia de más de un lustro y en enero se sumaron más líneas de prepago que de postpago, según la nota mensual del mes. En sintonía con el momento económico, el prepago, como dos décadas atrás, continúa siendo la manera de acceder a la telefonía móvil para los que disponen de menos recursos o desean tener un mayor control del gasto.

¿Qué opinan nuestros clientes?

4.87 / 5 de 343 opiniones

ACERCA DE NOSOTROS

Recargaelmovil.com es una tienda online española (León) para la comercialización de recargas online de teléfonos móviles o celulares que presta servicio de recargas online Españolas e internacionales desde el año 2011. (+)

Condiciones generales

Política de cookies




design: factorcreativo.com

TIENES DUDAS

Envíanos un correo a info@recargaelmovil.com

Directorio de Ofertas de teléfonos móvilesPago seguro

COMPARTE

Si quieres compartirnos con tus amigos, familiares...