El usuario no va a tener ningún problema a la hora de encontrar una almohadilla a su gusto para estos intraauriculares. De serie trae tres juegos de almohadillas de espuma, otros tres pares de silicona muy flexible y un tercer para de espuma amarilla, diseñadas para las actuaciones en directo. También queda la alternativa de recortar a medida un cuarto par de silicona.

La respuesta de frecuencias de estos auriculares de Shure es muy amplia; abarca desde 18 hasta 19.000 hertzios, con una sensibilidad de 119 decibelios. Para su construcción se han empleado tres transductores (dos woofers y un tweeter), que consiguen un sonido amplio y con muchos graves. Otra de sus ventajas es que el largo cable de 162 centímetros se puede desconectar y termina en un conector minijack chapado en oro.

Aparte de los diversos juegos de almohadillas, dentro del paquete hay una funda de transporte, un adaptador para jack de 6,3 mm, un adaptador para avión y un control de volumen. Se pueden utilizar con un teléfono móvil si se adquiere el accesorio de manos libresShure CBL-M. También figura en catálogo un manos libres con controles específicos para iPhone, iPod e iPad, llamado Shure CBL-M+. Finalmente, los SHURE SE535 están disponibles en color transparente o en bronce metalizado y cuestan 538 euros.